LA IMPORTANCIA E IMPLICACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL Y MOVIMIENTOS SOCIALES EN LA CULTURA POLÍTICA.

Vivimos de cara a una sociedad abierta, plural y diversa. Actualmente el sistema democrático en el que nos encontramos permite distintas formas de participación política ciudadana de las que las personas podemos ser parte y mediante las cuales podemos tener distintas formas de incidencia en los procesos de toma de decisiones. Estos procesos forman parte de la vida política del país y enriquecen las capacidades democráticas de las poblaciones, por lo cual resulta fundamental integrarse a las distintas maneras en que las personas podemos estar en los procesos de toma de decisiones, ya sea votando, dialogando con autoridades, haciendo peticiones, participando en comités vecinales, manifestándonos o bien, integrándonos a algunos de los sectores que conforman la sociedad civil organizada.

Es importante mencionar que la cultura política no solamente abarca lo que tiene que ver con el sistema de partidos o electoral, si bien para el sistema democrático bajo el que se organiza nuestro país las instituciones políticas y electorales resultan una pieza importante, hay que puntualizar que los seres humanos, en tanto seres sociales somos también seres políticos, que se inscriben y participan de la Polis, viven y se desarrollan en ella, y así mismo deben involucrarse de manera activa para la toma de decisiones. 

Asi pues, la cultura política es un concepto que nos permite explicar diversos aspectos como la legitimidad del Estado, la legitimidad de un sistema político a través del adecuado funcionamiento de la democracia, la eficacia de la participación política ciudadana, etc. Y para que todos estos aspectos funcionen y sean útiles socialmente, se necesita de un concepto que ya mencionamos anteriormente: la sociedad civil organizada. 

El término Sociedad Civil Organizada comenzó a acuñarse en México, según algunos estudiosos como el escritor y periodista Carlos Monsiváis, después del terremoto que tuvo lugar en la Ciudad de México, el 19 de septiembre de 1985, y ante el cual, y pese a la insuficiente respuesta del Estado, fueron las y los mexicanos quienes comenzaron a organizarse en brigadas de búsqueda y rescate, pero también para habilitar albergues, preparar comida, brindar curaciones, entre muchas más acciones que permitieron a los habitantes de la capital del país, sobreponerse a la catástrofe. Es así como esa forma de participación organizada desde la solidaridad con un fin común, abrió paso para el término de lo que hoy conocemos como la Sociedad Civil. 

Ahora bien, ¿qué es entonces la sociedad civil? ¿Quiénes la conforman? De manera muy sencilla podemos definirla como una diversidad de personas con carácter ciudadano que se reúnen para organizarse y tomar acciones que les permitan introducirse a la toma de decisiones en el ámbito público, crear mejoras, generar condiciones óptimas de vida, etc.; se caracterizan por estar fuera de estructuras gubernamentales o empresariales, sin que ello signifique que no tengan una estructura interna propia. 

Dado lo anterior, podemos ir pensando que la vida social organizada que se autogenera de manera independiente del Estado y busca los medios para la subsistencia de forma autónoma, constituye sociedad civil organizada. En ella se congregan ciudadanos y ciudadanas que de manera voluntaria y movidos por un interés común, deciden expresar y organizar sus ideas de cambio para alcanzar objetivos. La sociedad civil organizada puede estar agrupada en colectivos, organizaciones, grupos, sindicatos, y se autoregulan mediante reglas o consensos internos, también pueden o no tener una estructura legalmente definida. No hay un solo tipo de sociedad civil sino que dependen de los objetivos e intereses para las que sean creadas. 

Este conjunto de ciudadanas y ciudadanos organizados para actuar en la vida pública se encuentran buscando un bien común, sin ánimo de lucro o intenciones de obtener beneficios personales o poder político, aunque bien vale la pena señalar, que dado el carácter político de la vida pública, muchas veces desprenden de sociedad civil líderes y lideresas que posteriormente puedan unirse a instituciones políticas o gubernamentales, dada su trayectoria y experiencia con determinados temas de interés público.

Algunos temas sobre los que busca influir la sociedad civil son: seguridad, salud, igualdad, educación, medio ambiente, desarrollo social, derechos humanos, entre muchos otros que mejoren la calidad de vida de las personas. Principalmente y como ya mencionamos, la sociedad civil se organiza a partir de situaciones o eventos en los que existen carencias y deficiencias en las cuales los gobiernos no han sabido atender, por lo cual es la misma sociedad quien se tiene que organizar para dar respuesta y cubrir las necesidades que el Estado ha dejado de lado, de tal manera que así se logran cubrir algunas de estas carencias dando atenciones y servicios a las personas.

En Guanajuato tenemos buenos ejemplos de sociedad civil organizada, cada uno de ellos ha emergido el momentos sociales y políticos distintos pero con coyunturas específicas que responden a necesidades y reivindicaciones ciudadanas, así como al desarrollo histórico y cultural de las sociedades; por mencionar solamente algunos ejemplos de sociedad civil en Guanajuato tenemos: las colectivas feministas que visibilizan la desigualdad estructural entre hombres y mujeres así como la necesidad de la perspectiva de género; los colectivos y asociaciones LGBT+ que ponen sobre la mesa las condiciones de desigualdad que viven las personas de la diversidad sexual y de género en el estado, la carencia de derechos, la violencia, etc.; los colectivos y agrupaciones de madres y personas buscadoras que ante la crisis de violencia y personas desaparecidas que vive nuestro estado, se organizan para buscar a sus familiares, la verdad y la justicia que los gobernantes no les han podido proporcionar.

Entre otros ejemplos de sociedad civil organizada que tenemos están:

  • Organizaciones no gubernamentales.
  • Instituciones de beneficencia.
  • Sindicatos.
  • Colegios profesionales (abogad@s, arquitect@s, colegio de medicina, etc.).
  • Asociaciones vecinales.
  • Asociaciones civiles.

Estos solamente por mencionar algunos, pero ¿de dónde surgen las colectividades de sociedad civil? 

Mucho antes del surgimiento de este término, las personas ya se organizaban y actuaban para lograr cambios sociales y políticos; históricamente los grandes cambios, las salidas de regímenes totalitarios y en general toda lucha por la consecución de derechos, viene precedida de la organización social a través de los movimientos sociales, ¿a qué nos referimos con esto? Los movimientos sociales tienen como objetivo común lograr un cambio. Son el resultado de una acción colectiva de participación ciudadana en la cual convergen ideologías, objetivos, valores y preocupaciones, generalmente también surgen producto del descontento y la inconformidad, de las injusticias y el interés común por terminarlas, de la lucha por los derechos y las reivindicaciones de existencia.

Bien podemos decir que la historia nos ha mostrado que cuando hay carencias, tensiones, disconformidades, se genera un malestar social con las formas en que la vida está organizada y comienzan a relucir demandas de mejora, al no haber respuestas efectivas y funcionales por parte del Estado a estas demandas comienzan a fraguarse los movimientos sociales.

Los movimientos sociales son estructuras de cambio que se generan en las crisis. Ahora bien, una crisis por sí sola no deriva siempre necesariamente en la conformación de un movimiento social, tienen que darse otros factores conjuntos tales como: un grupo de personas que comparten una visión o postura, disposición a la acción, una meta común y un profundo deseo de transformación. Históricamente cuando se conjugan estos elementos han surgido procesos de transformación social. 

Para analizar de manera sencilla los componentes y surgimiento de los movimientos sociales, es importante que prestemos atención a tres de sus elementos principales; ya hemos hablado de la crisis como factor detonante, es decir, un problema o injusticia frente al que se reacciona; tenemos también la necesidad de tener una visión común de cambio entre los individuos, en los que además se conjugan el sentido de identidad y pertenencia al mismo movimiento y sus valores; y la eficacia del mismo, o las acciones que impactan para lograr el objetivo. 

Los movimientos sociales están conformados por personas que reaccionan a la necesidad de un cambio, por lo tanto, tienen un sustento ideológico basado en un sistema de principios, valores y reivindicaciones, que dan base a los argumentos del cambio. Es el caso por ejemplo de movimientos sociales históricos como las luchas obreras, las luchas feministas, el pacifismo, el ecologismo, entre otros. Pueden fraguarse poco a poco motivados por la necesidad de cambiar, o bien, emerger de pronto como respuesta a la crisis, surgiendo de individuos políticamente organizados con visiones de mundo y valores compartidos. 

Dado que los movimientos sociales pretenden cambios transformadores e interpelan a un sistema (económico, social, político, de creencias, etc.), puede ser que los cambios que logren sean graduales, que los movimientos sociales emerjan de pronto pero perduren en el tiempo, modificando y adecuando sus reivindicaciones a lo largo del tiempo o albergando a otros movimientos al interior, como ejemplo podemos mencionar lo que históricamente ha sucedido con el movimiento feminista, que surgió de necesidades de igualdad civil y reivindicaciones como el voto, y a lo largo del tiempo se ha transformado para responder a otras demandas tales como la autonomía económica, los derechos sexuales y reproductivos, la erradicación de la violencia contra las mujeres, etc.        

De esta forma podemos observar cómo los movimientos sociales han desarrollado formas de participación política en distintas coyunturas, incluso se han tendido puentes de diálogo entre las diversas formas de organización política y los movimientos sociales, sin dejar de mencionar que estos han sido en buena parte, semillero de ideologías para la organización de la sociedad civil. Por lo tanto, podemos intuir que dicha sociedad civil es un mecanismo efectivo de participación ciudadana, tal como sostuvo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en la Declaración de Busan: “Las Organizaciones de la Sociedad Civil juegan un rol fundamental en permitir que las personas reclamen sus derechos, en promover enfoques basados en derechos, en formar las políticas y asociaciones y en monitorear la implementación”. 

Históricamente la relevancia de la sociedad civil se hace evidente en los procesos de transición democrática en América Latina y el Caribe pues han sido un contrapeso necesario al Estado que visibiliza y hace efectivas las demandas ciudadanas. La sociedad civil además, fomenta procesos de transparencia, promueve el gobierno abierto y la rendición de cuentas, puede tener incidencia en las legislaciones a través de propuestas e iniciativas que recogen de primera mano las necesidades de las personas, y forma ciudadanos y ciudadanas conscientes de sus derechos políticos y sociales. 

Implicar a la sociedad civil en procesos de toma de decisiones promueve la acción para generar cambios de manera activa y propositiva, fortalece el derecho a la participación, la libertad de asociación y de reunión, que son derechos humanos básicos garantizados por nuestra Constitución. Y por si esto te parece poco, a continuación te damos una lista de motivos por los cuales los movimientos sociales y la sociedad civil son fundamentales para el desarrollo.

  • Representan un contrapeso al monopolio del Estado.
  • Promueven la alternancia política.
  • Representan la pluralidad de las realidades sociales.
  • Ponen en escrutinio el poder y funcionamiento del Estado.
  • Dan voz a los sectores marginados.
  • Promueven estructuras de cambio.
  • Son garantes de la democracia.
  • Contribuyen a la promoción y defensa de los derechos humanos.
  • Representan un equilibrio entre sociedad y gobierno.
  • Monitorean los cambios sociales y estructurales en el curso de la historia.
  • De su accionar se desprenden políticas públicas ciudadanas.  
  • Marcan agenda de desarrollo y derechos humanos.

Ahora ya conoces las implicaciones e importancia de los movimientos sociales y el accionar de la sociedad civil. Es fundamental que tú también te involucres para lograr cada vez más cambios sociales que representen una mejora en la calidad de vida de todas y todos. Recuerda que la participación ciudadana responsable es el pilar de una democracia funcional. 

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

https://www.bcn.cl/formacioncivica/detalle_guia?h=10221.3/45735

https://www.uaeh.edu.mx/gaceta/1/numero8/octubre/movimientos-sociales.html

https://ibero.mx/iberoforum/7/pdf/roh.pdf

https://www.redalyc.org/journal/122/12249087001/html/

https://comunicacionsocial.diputados.gob.mx/revista/index.php/pluralidad/la-importancia-de-la-sociedad-civil-en-la-democracia-#:~:text=La%20importancia%20de%20la%20sociedad%20civil%20reside%20en%20asegurar%20la,el%20desarrollo%20nacional%2C%20como%20la

http://www.cuadernospoliticos.unam.mx/cuadernos/contenido/CP.45/45.4.CarlosMonsivais.pdf 

1 Polis es el nombre que en la antigua Grecia se le daba al Estado constituido por una ciudad o pequeño territorio. Recordemos que los antecedentes de la Democracia como sistema de organización político de una ciudad se remontan a la Grecia clásica, en la que ciudadanos miembros de una Polis, se reunían para dialogar y elegir a sus gobernantes. 

2 Carlos Monsiváis habla en distintas ocasiones del surgimiento de la sociedad civil organizada en México, en textos tales como “No sin nosotros” y en el artículo citado al final de este texto, en bibliografía.

3 Con carácter político de la vida pública, nos referimos al inherente grado de interés social que conlleva toda acción que se desarrolle en el ámbito público. De tal manera que toda acción social, tiene en sí misma, un grado de acción política.

4 Alianza de Busan para la Cooperación Eficaz al Desarrollo (2011), Consultado en: https://www.bcn.cl/formacioncivica/detalle_guia?h=10221.3/45735 

Compartir:

Ir al contenido